HISTORIA DE LA DE LA COOPERATIVA DE AHORRO Y CRÉDITO “CHIQUINQUIRÁ LTDA. 471

Toda Institución deviene del esfuerzo inicial de algunos hombres que le brindaron su entusiasmo y dinamismo creadores y que son el germen de su realidad y madurez futura. En el caso específico de la Cooperativa de Ahorro y Crédito “CHIQUINQUIRÁ”, Lta. 471, debe su existencia a la gestión desinteresada de quienes la propiciaron y lograron superar una etapa de indiferencia y dudas de parte de la comunidad. Aclaremos.

Caraz, 1964. Un miembro del Cuerpo de Paz, Steve Davis arriba a nuestra tierra, y su pensamiento es diametralmente diferente a esa imagen que se tiene de yanqui imperialista Steve bonachón y dinámico tiene quijotismo que contagia en los demás anhelos de logros de felicidad entre las vinculaciones que fácilmente logra, es fraternal relación con Hernán Osorio Herrera y familia. Y nace la idea de fundar una cooperativa, idea que se convierte en obsesión. Sin embargo, la idea halla seria resistencia en la población que siente una natural desconfianza por causa de experiencias dolorosas resientes sufridas. En efecto ciertas “cooperativas” llegados a la costa habían “fundado” una cooperativa y poco después los ilusionados asociados comprobarían el engaño sufrido porque dichos “dirigentes” se esfumaron con todos los aportes. Y algo más, la Cooperativa de consumo fundada por maestros lugareños, fracasó por completo dos hechos que hacían desconfiar a los caracinos, pero más pudo la fe de los fundadores, Steve Davis, Hernán Osorio y junto a ellos José Montañez Nieto y Jorge Gadea que estoicamente buscaron los socios: “si la montaña no viene a mí, yo voy a la montaña”.

Labor ardua de entusiasmo creciente. Convencer, hoy daríamos concientizar. Compartir la duda, la desconfianza y reunir poco a poco los primero socios y sus primeros aportes, hasta que siendo el mismo requerido por la reglamentación oficial: 60 socios, se tramitó su reconocimiento.
Pero ¿Cómo conducir el entusiasmo de la población? Se inicia el servicio de crédito y la primera beneficiada con el primer préstamo fue la señorita Melchora Guerrero. Pronto serian muchos más beneficiados con sendos préstamos y pronto también se incrementarían los socios de la joven institución.

Steve Davis imprimía su entusiasmo contagiante en la nueva cooperativa, enseñando rudimentos de inglés en las escuelas gratuitamente, o practicando su deporte favorito, el básquet. Y era un miembro más de la familia Osorio Paredes, compartiendo casa y mesa.
La COOPERATIVA inició sus funciones, asamblea de socios fundadores en Jr. Melgar N° 130, local de radio “CLARIDAD” propiedad de Hernán Osorio. Entonces, local, enseres, máquinas que urgía la entidad para su funcionamiento era proporcionados por Osorio, sin percibir retribución alguna. Recién en 1969, cuando la COOPERATIVA había crecido y fortalecido, se pagaron los alquileres del local que ahora ocupa. Igualmente, como hecho digno de mención la señora Mercedes Paredes de Osorio prestó sus servicios a la COOPERATIVA en lo referente, y otros vinculados a oficina, sin percibir ningún haber hasta setiembre de 1966, dos años después de creada la entidad, percibió su primer sueldo siendo en la actualidad jefe de oficina.

STEVE DAVIS
Steve Davis trabajó intensamente por la cooperativa y con ocasión de su alejamiento definitivo, fue objeto de una cálida y entrañable despedida en Julio de 1969, recibiendo en dicho acto una medalla de oro, testimonio de gratitud de la institución que reconoció su gestión y labor.
Después de esta deserción que las circunstancias le obligaban y que él no hubiera querido colaboraron otros miembros del Cuerpo de Paz, Felipe Herrinson y Margarita Summer, aunque de manera esporádica.

En la actualidad, nuestra Cooperativa, sólida y dueña de la confianza que emana una economía cuantiosa y socios que crecen incesantemente, recuerda a sus gestores, la siembra en las conciencias hasta dejar este árbol frondoso y fructífero. A ellos, Steve Davis, Hernán Osorio, Mercedes Paredes de Osorio, José Montañez y Jorge Gadea debemos esta realidad. A nosotros nos corresponde mantener su prestigio.